Displaying items by tag: Lá em Berlim! - Revista Usina

To build a Home - por Elena Cárdenas stars

Ya han pasado unos cuantos días desde que comenzó el año, y ya de vuelta en Berlín los buenos propósitos han sido los principales protagonistas de estas primeras semanas del año. Aunque me mudé hace seis meses, Alemania y Berlín distan mucho de España o de Andorra, por lo que el periodo de adaptación digamos que ha sido un poquito más largo del que esperaba.

Uno de mis propósitos para este 2017 ha sido conseguir hacer de Berlín mi hogar, del mismo modo que la canción To Build a Home de The Cinematic Orquestra:

“This is a place where I don't feel alone
This is a place where I feel at home”

Así que para poder llevar a cabo mi propósito, a parte de vestir mi casa con flores de colores alegres, decidí apuntarme por fin a clases de alemán. Al ser ciudadana de la UE solicité poder asistir a los cursos de integración que el gobierno alemán organiza junto a academias de idiomas. Y aunque no son gratuitos, son cursos de precio asequible y lo más importante, son cursos intensivos (20h a la semana); por lo que si me aplico en los estudios es posible que pueda conseguir un nivel básico en muy poco tiempo, cosa que me hace muy feliz.

Los colores llegan a casa

Aprender un nuevo idioma siempre es positivo, y más si al aprenderlo conseguiré integrarme mejor en mi nueva ciudad. A parte de aprender un nuevo idioma, estas clases diarias de alemán me están permitiendo conocer a personas de culturas y nacionalidades que no conocía. Al ser un curso de integración la mayoría de mis compañeros y compañeras vienen de países como: Ghana, Irak o Siria, y estando con ellos a diario que cada día conozco más de su país, de su cultura y del largo camino que han tenido que recorrer para poder llegar a Europa.

Aunque casi todos somos de espíritu solidario, en ocasiones el miedo a lo desconocido nos bloquea y hace que esa solidaridad desaparezcan en cuanto creemos o nos hacen creer, que aquellos que son diferentes de nosotros van arrebatarnos lo nuestro o nos van a hacer daño.. Actualmente con la crisis y la guerra de Siria muchos son los países que han blindado sus fronteras a la entrada de refugiados Sirios. Es cierto que la inmigración debe controlarse, pero ante un éxodo de esta magnitud causado por una guerra, no deberíamos permitir que el miedo nos haga perder la humanidad que la situación requiere. Afortunadamente Alemania abrió sus fronteras a los refugiados ayudándoles a encontrar un lugar donde poder forjarse un nuevo futuro. 

Refugees welcome

En las horas de descanso de las clases de alemán voy charlando con mis compañeros. Uno de ellos Tilad es arquitecto graduado y tiene un postgrado, llegó hace un año a Berlín. Fue maravilloso poder charlar con él sobre la arquitectura de su país, sobre las reminiscencias árabes en la arquitectura española, la herencia que el mundo árabe nos dejó (con joyas como La Alhambra de Granada o la Mezquita de Córdoba).

También fue muy gratificante compartir nuestras impresiones sobre la importancia de las historia, la cultura y el arte en nuestras sociedades, juntos llegamos a la conclusión de que poco importaba si una ciudad tenía aires arabescos, romanos, griegos o bávaros. Conservar nuestra historia y sus tesoros, independientemente del origen que tengan, es una manera de enseñar a las actuales generaciones quiénes somos y de donde venimos.

De camino a la escuela

¿De donde vino esta conversación? De la condena por parte de Tilad de aquellos que haciéndose llamar “seguidores del Islam” se valen del terrorismo para destruir obras centenarias patrimonio de la humanidad, pero sobre todo patrimonio cultural de los ciudadanos. Tal es el caso de las ruina de Palmira en Siria, donde los templos, torres y arcos con más de 2000 años de antigüedad fueron destruidos.

Este curso de alemán está siendo sumamente positivo para mi, por una parte estoy aprendiendo un nuevo idioma, estoy conociendo nuevas zonas de la ciudad, viajando más en metro, conociendo a nuevas personas, pero sobre todo estoy conociendo a nuevos seres humanos (quizá esto haya sonado un poco a relato de ciencia ficción). 

Estacion de metro

Y lo digo en el sentido de que estas clases, estos compañeros y estas conversaciones me están dando la oportunidad de conocer más sobre el ser humano. Es fantástico ver como al deshacernos de la capa de prejuicios podemos encontrar a personas con grandes historias, con las mismas inquietudes y necesidades que nosotros, es muy gratificante y alentador descubrir que todos tenemos un sueño en común: y es construir un nuevo hogar.

Street art

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.
Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

Navidad todo el año - por Elena Cárdenas

Ya estamos muy muy próximos a la Navidad, es época de luces, familia y de reencuentros. Este año la banda sonora en casa será la canción "Christmas Magic" de Bob Bradley, un nuevo descubrimiento musical de manos de mi madre, que entre otras cosas siempre nos inculcó el amor por la música a mi hermano y a mi.

Aunque ahora me encuentro en Barcelona visitando a mi familia, antes de venir pude disfrutar del ambiente Navideño en Berlín. A pesar del frío la ciudad se llena de luz, color y calidez gracias a los mercadillos que se reparten a lo largo de toda la ciudad. Son mercados donde poder disfrutar de la comida, el Glühwein (vino caliente con especias), la artesanía local y los dulces típicos, toda un oasis en medio del gélido frío actual.

Recientemente uno de estos mercadillos sufrió un ataque por parte de radicales yihadistas, un terrible suceso en el que murieron más de diez personas y más de cuarenta fueron heridas. Ante estos hechos solo cabe la condena pero también la reflexión. Si bien las marcas y los cánones sociales nos incitan a "ser buenos por Navidad"; creo, y esta es una visión muy personal, que este espíritu debería será aplicado todo el año. Todos y cada uno de los días de nuestra vida debemos estar abiertos al diálogo, a la comprensión, a la piedad, a la generosidad, al respeto, debemos trabajar para que nuestros corazones vivan llenos de amor, de cariño y sobre todo de respecto y consideración hacia el prójimo. La diversidad, lo nuevo y desconocido siempre son una oportunidad para crecer, y solo si somos capaces de abrirnos al mundo, el mundo se abrirá a nosotros.

Hay una frase de Martin Luther King Jr. que resume a la perfección este sentimiento:

"La oscuridad no puede hacer desaparecer a la oscuridad, solo la luz puede hacerlo. El odio no puede hacer desaparecer el odio, solo el amor puede hacerlo".

Para mí el espíritu navideño reside ahí, en la capacidad de hacer que cada día sea un día en el que estemos abiertos a profesar amor y comprensión. Ahora es tiempo de reunión, de disfrutar de nuestros seres queridos, aquellos que están, de aquellos que están lejos y también de los que nos dejaron, ya que su memoria siempre nos acompañará. Es tiempo de reflexión, de sosiego y también de agradecimiento por todas las cosas buenas que nos hayan sucedido, por la que estén por venir y sobre todo por lo bueno que la vida nos otorga a diario.

Celebremos la Navidad como más nos guste, sin prejuicios, sin restricciones sociales, ya que no existe la fórmula universal, la fórmula perfecta será aquella que creemos nosotros. Y salgamos a disfrutar de la compañía de los amigos, de los mercados navideños, de las luces, los colores y los aromas de cada lugar. Dejémonos seducir y embriagar por todo lo que nos rodea, disfrutemos de los pequeños gestos, de los detalles, de los besos y los abrazos, disfrutemos de cada momento y mantengamos nuestra alma y sentidos abiertos a disfrutar de la experiencia que es la vida, vivámosla en todo su esplendor.

¡Muy felices fiestas para toda la familia y lectores de Usina! Que el próximo año esté repleto de sueños, energía y cosas maravillosas!

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.
Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

Caminando en un sueño - por Elena Cárdenas

Cuando se vive en una ciudad nueva es inevitable sentirse emocionado a cada momento, cada día te sientes como si estuvieras caminando en un sueño, pisando fuerte por un camino en el que cada paso es un nuevo mundo a descubrir, es una sensación similar a la que me provoca la canción Walking on a Dream de Empire of the Sun

Siempre he pensado que la mejor forma de conocer una ciudad es a pie, caminar por sus calles y descubrirla con todos los sentidos, paso a paso. Y eso es lo que hago siempre que el tiempo lo permite, salir a explorar. Esta ciudad está llena de sorpresas, y sorpresa me llevé en estos últimos días al recibir la visita de unos amigos de Andorra.

Precisamente esta visita nos convirtió en testigos de la expresión artística de la ciudad. Si bien es cierto, que el arte callejero está muy presente en Berlín y que esta es una ciudad con actividades para todos los gustos, he de reconocer que los amantes del arte en todas sus formas están de enhorabuena: arte callejero, museos, festival de las luces, exposiciones y conciertos en un solo lugar.

El pasado mes de octubre fue el festival de las luces, un festival celebrado internacionalmente en el que gracias a los nuevos sistemas de proyección, es posible ver como los edificios más emblemáticos de las ciudades participantes cobran vida mediante proyecciones mapping. Paseando con mis amigos de casualidad encontramos en el Berlin Mall (centro comercial de Berlín) una proyección sobre la historia de la guerra y unificación alemana. ¡Todo un espectáculo audiovisual!

Siguiendo con los paseos de esos días descubrimos la exposición de la artista Chiharu Shiota Uncertain Journey . Una instalación espectacular basada en la interconexión de una gigante red de lana roja que adentra al espectador en un viaje sin un trazado definido. Para definirla nada mejor que las palabras de la artista: “Nuestras vidas son como un viaje sin destino, aún sin saber hacia dónde nos dirigimos, no podemos parar. Con esta obra he querido enfatizar ese sentido de viajar sin rumbo fijo haciendo hincapié en la búsqueda del sentido de pertenencia”.

Si estáis interesados en conocer más sobre esta instalación aquí tenéis el link (en inglés): http://www.blainsouthern.com/exhibitions/2016/uncertain-journey

Siguiendo con los paseos y los descubrimientos visitamos otra exposición, esta vez se trataba de una exposición interactiva sobre la obra de Jheronimus van Aken más conocido como El Bosco. La obra de este artista siempre ha sido un misterio, tanto por su técnica como por su inventiva, muy alejada de la de sus coetáneos de la pintura flamenca. Ciertamente no conocía toda su obra, pero es fantástico como de nuevo las nuevas tecnologías pueden acercar al gran público la espectacularidad y sensibilidad del arte. 

La instalación contaba con una infografía en la que se analizaba el marco socio económico durante la creación de las obras, y precisamente este tipo de análisis son fantásticos para ubicar al espectador en el escenario real de publicación de las obras. Otra de las cosas que más me impactó fue el echo de que para contemplar las proyecciones en las distintas salas, todas contaban con sofás y puffs, de manera que era posible estar estirado disfrutando del montaje audiovisual del artista. Una forma de disfrutar del espectáculo en calma, pudiendo concentrarse en la percepción de las imágenes con toda plenitud.

Por último y como si se tratase de una viaje en el tiempo visitamos el Museo de Pérgamo, ubicado en el centro de la ciudad, este museo cuenta con una magnífica colección de piezas de antigüedades clásicas, el Museo del Antiguo Oriente Próximo y el Museo de Arte Islámico. Todas y cada una de la secciones del museo merecen totalmente la pena, siendo lo más impresionante zona de la Puerta de Istar de Babilonia, una obra magnífica tanto por su tamaño como su estado de conversación. Cuando uno va a comprar el tiquet de entrada no puede ni imaginarse que tras los muros del museo encontrará semejantes piezas de la historia de la humanidad.

Como decía estoy convencida de que caminar permite hacer grandes descubrimientos, de forma pausada y relajada todos los sentidos perciben los pequeños-grandes detalles de los lugares que visitamos. El aroma, los sonidos y el vibrar de todo aquello que contemplamos nos invaden y acompañan durante el camino.

“Yo soy una parte de todo aquello que he encontrado en mi camino” - Alfred Tennyson (1809-1892) Poeta inglés.

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.
Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

El otoño y la Oktoberfest - por Elena Cárdenas

El otoño ya ha llegado a la ciudad y con él el viento, las lluvias y los cambios de color en el paisaje. Colores cálidos que cubren los parques suave y enérgicamente, como si se tratase de una canción de jazz del estilo de Autumm Leaves de Chet Baker, perfecta como banda sonora para la nueva estación.

Sigo descubriendo la ciudad, el carácter alemán y sus tradiciones. Precisamente con la llegada del otoño se celebra la Oktoberfest. Esta fiesta es típica de Múnich, pero no por ello solo se celebra allí. es una de las fiestas más importantes del país y se celebra desde mediados de septiembre hasta mediados de octubre. Esta celebración de origen Bávaro comenzó en el año 1810.

Oktoberfest

Y si se trata de una fiesta bávara que se celebra en Múnich, ¿qué tiene que ver con Berlín? La fiesta es tan popular y está tan extendida que se celebra en las principales ciudades de Alemania, incluso en otras ciudades del mundo. Hace poco descubrí que la Oktoberfest de Blumenau (en Brasil) es la tercera fiesta alemana fuera del país.

¿Pero qué es la Oktoberfest, y qué se hace? Básicamente es la fiesta de la cerveza (gran producto del país), en la que los visitantes visten con los trajes tradicionales, degustan cerveza, comida típica, así como cantan y bailan básica tradicional.

Cerveza tipica berlinesa

Hace un par de semanas tuve la oportunidad de ir a una de las muchas carpas en las que se celebra la fiesta. Se trataba de una carpa enorme llena de largas mesas (todas reservadas), al fondo tenía un palco con músicos tocando en directo y todo el mundo iba vestido con los trajes tradicionales: Dirndl para las mujeres y el Lederhosen para los hombres.

Antes de ir a la fiesta quise buscar información sobre los trajes y también cual era la etiqueta para acudir al Oktoberfest. Viendo que todo el mundo, absolutamente todos los asistentes iban vestidos  del modo tradicional, decidí buscar un Dirndl. Es increíble como todas las tiendas se preparar para la ocasión, prácticamente todas las tiendas de ropa los tienen, los venden incluso en los supermercados, y también durante esta época es posible encontrar platos tradicionales preparados a la venta en los supermercados. En toda la ciudad se respira ese aire festivo.

¿Conseguí comprarme el vestido? Lo cierto es que no, como extranjera y persona que desconocía la envergadura de la fiesta, pensaba que se podrían encontrar a precios económicos, pero este es un tema serio, el precio más bajo para una Dirndl es de 60€ (y ese es el precio mínimo). Así que para un solo día no creí oportuno hacer ese gasto, eso sí, conseguí accesorios, así que con un vestido, unas trenzas y varios clips prendidos del vestido pude ir de forma digna.

Plato tipico aleman - Codillo hervido con guarnicion

A parte de cerveza y música, la comida es también protagonista de la fiesta. Desde los típicos bretzels como entrantes (foto principal), hasta los würst (salchichas) y los codillos como platos principales. Son francamente deliciosos, ya sean hervidos o asados se trata de una carne buenísima, y los alemanes son expertos en prepararla.

A parte de la Oktoberfest, con la llegada del otoño y aunque el clima va cambiando la ciudad sigue siendo muy abierta, en los días en los que hace sol o no llueve los parques son los principales protagonistas. Hace poco me compré una bicicleta de segunda mano (cosa muy habitual, en general y siguiente el carácter austero los habitantes son muy conscientes y el mercado de segunda mano es muy dinámico). Así que ahora que tengo vehículo puedo moverme con más libertad por la ciudad, y cuando es posible salgo a pasear y descubrir alguno de los parques.

Esta es una ciudad donde es posible moverse de forma segura en bicicleta. Cuenta con carriles bici por toda la ciudad y es uno de los medios de transporte más utilizados por los berlineses. Es algo fantástico ya que por una parte se nota la consideración y concienciación de los conductores, y por otra es un transporte económico, saludable y respetuoso con el medio ambiente. ¿Qué más se puede pedir? Únicamente que no llueva.

Treptower Park

En una de mis salidas en bicicleta descubrí Treptower Park ( a unos 20 min de mi casa), se trata de un parque enorme lleno de explanadas donde la gente va a disfrutar del tiempo libre. Su aspecto más que de parque es de bosque, un bosque de árboles tan altos que parecen guardianes centenarios. Al final del parque me encontré con un puente que llevaba a una pequeña isla en medio del río. Sí, Berlín a parte de tener un río navegable, y más de 1400 puentes también cuenta con una pequeña isla.

Insel Berlin

Es el Insel Berlin (isla de Berlín), aunque es pequeña resulta perfecta para dar un paseo, ver las barcas pasar o para animarse a hacer alguna actividad acuática, ya que cuenta con un muelle donde se pueden alquilar barcas o tablas de paddle surf. También hay un restaurante con tumbonas frente al río de manera que uno puede estirarse mientras toma algo. Lo cierto es que es un rincón acogedor de la ciudad, perfecto para perderse y desconectar al ritmo del sonido del río.

Me siento emocionada y agradecida por la oportunidad de descubrir cada día algo más de esta interesante ciudad. Aunque con el otoño llegará también el “mal” tiempo, estoy convencida de que seguiré explorando y disfrutando del encanto de Berlín.

“El otoño es un andante melancólico y gracioso que prepara admirablemente el solemne adagio del invierno” - George Sand (1804-1876) - Escritora francesa.

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.
Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

Lá em Berlim - por Elena Cárdenas

¡Ya ha pasado un mes desde que llegué a Berlín! Un nuevo país, una nueva ciudad, y un nuevo lugar en el que empezar, como la canción de White Denim A Place to Start.

Estas primeras semanas han sido muy tranquilas, tras el estrés y el trabajo que supone un traslado internacional, es importante tomar un tiempo para volver a la normalidad, que todas las energías se equilibren y así poder estar al 100% para explorar el nuevo destino.

En este tiempo he estado tomando contacto con la ciudad, teniendo en cuenta que Berlín tiene un tamaño de 800m2 y casi tres millones y medio de habitantes (¡casi el doble que Barcelona!), por más que me recorra la ciudad todavía es pronto para conocerla al 100%.

Cartel bomberos barrio de Kreuzberg

Aunque es una ciudad inmersa, es relativamente fácil moverse en transporte público: autobuses, tranvía, metro, ferrocarriles y trenes recorren y conectan toda la ciudad. Eso sí, hay que tener cuidado con las distancias, los primeros días me sentí muy valiente viendo que ciertas cosas solo estaban a un par de parada de metro. Eso en Madrid pueden ser 15 min, en Barcelona quizás unos 20, pero aquí pueden ser 45 minutos de caminata, por lo que para aquellos que vengan que preparen calzado cómodo.

Aunque el idioma es un handicap (todavía no hablo alemán), en general la gente es muy amable y aunque el nivel de inglés no es muy alto, es relativamente fácil comunicarse en caso de necesitar ayuda para ir a algún sitio, o hacer alguna consulta. Ahora que voy entendiendo algunas palabras y el carácter alemán, he de decir que son muy educados, para cualquier cosa que se pida siempre dicen por favor (bite en alemán), es algo que echaba de menos. En general cada vez cuesta más ver o escuchar estas cosas, parece que todos tengamos demasiada prisa como para pedir las cosas de forma educada.

Estación de metro

Los primeros días al escuchar alemán en la calle podía llegar a casa con dolor de cabeza y tenía la impresión de estar viviendo en otro planeta, al ser un idioma sin raíces latinas resulta casi imposible entender una sola palabra. Por suerte como en todo proceso de aprendizaje poco a poco el idioma “marciano” ha pasado a ser un reto, y por suerte ya no me produce dolor de cabeza. 

Para poder integrarme y ser independiente he de aprender alemán, así que hace unos días estuve buscando información sobre las posibilidades de estudio. Una es ir a cualquier academia de idiomas y apuntarme a los cursos que tengan, en comparación con otros países no son excesivamente caros (unos 120-150€/mes), sin embargo el gobierno alemán cuenta con ayudas para ciudadanos de la UE y recién llegados que no conozcan el idioma, se trata de cursos de integración en los que se imparten unas 80 horas de información general de la cultura, legislación y sociedad alemana, y luego son cursos de alemán en bloques de 100 horas.

Graffiti en el barrio de Kreuzberg

Para poder optar a estos cursos es necesario aplicar mediante formularios oficiales y esperar la respuesta del gobierno, y aquí empieza la burocracia alemana. De 4 a 8 semanas para recibir contestación, un tiempo bastante considerable la verdad. Aún así vale la pena la espera ya que son cursos intensivos, por lo que en caso de que finalmente consiga la plaza podré estudiar 5 horas diarias de alemán por un precio muy razonable. Y aunque se trate de un idioma complejo, 5 horas diarias seguro que me ayudan a conseguir un nivel aceptable en poco tiempo. ¡Eso espero!

A parte de las cuestiones formales que ya iré explicando, sigo descubriendo muchas cosas en mis paseos, nuevos barrios, galerías de arte, tiendas, parques, restaurantes, cafeterías, se que me repito pero hay todo un mundo por descubrir en esta ciudad.

Sigo fascinada con los contrastes de la ciudad, una ciudad que sufrió en especial en la segunda guerra mundial, que todavía tiene el recuerdo muy presente, pero que lucha por abrirse paso y avanzar aprendiendo de todo lo sucedido. Y aunque lo hace de forma aparentemente silenciosa, el arte callejero muestra ese cambio y esa apertura de mente de forma extraordinaria.

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.
Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

Lá na Espanha agora vai ser lá em Berlim! - por Elena Cárdenas

" Debo reconocer que soy una chica de ciudad, acostumbrada al ajetreo y el dinamismo propio de las ciudades (aunque de vez en cuando necesite escaparme para sentir el verde de las montañas)."

Mientras escucho la canción “Something’s Calling” de The James Hunter Six me viene a la mente aquello de Todas las cosas suceden por un motivo. Hace casi dos años me mudé a Andorra siguiendo un reto profesional, y tras muchas experiencias positivas, ahora me mudo a Berlín por cuestiones personales. Mi pareja vive aquí, y ya se sabe que uno debe vivir allí donde habite su corazón. ¿Quien sabe? Quizá este tiempo en el país de los Pirineos haya sido un período de entrenamiento para el frío que supone vivir al norte de Europa, aunque por suerte es verano y todavía ni se siente el frío.

Durante mis dos años e Andorra estuve viajando en diversas ocasiones a Berlín, y desde la primera visita me fascinó. Debo reconocer que soy una chica de ciudad, acostumbrada al ajetreo y el dinamismo propio de las ciudades (aunque de vez en cuando necesite escaparme para sentir el verde de las montañas).

Arquitectura clásica alemana

Siempre me llamó mucho la atención los contrastes de esta ciudad. A parte de ser una gran capital, conviven en armonía la modernidad con las reminiscencias del pasado comunista. Me gusta el sentido de libertad, modernidad, arte y austeridad que la ciudad respira. Se que dicho de esta forma cuesta visualizarlo. Puedes estar paseando por un barrio lujoso, con edificios de arquitectura elegante y pulida, con coches de grandes marcas aparcados en las puertas, y sin embargo, los habitantes del barrio visten de forma sobria y austera. Sin marcas y sin ser llamativos, todo muy discreto. Y al seguir caminado, dos calles más allá puedes encontrar un edificio con un graffiti impresionante, y no me refiero a pintadas con letras hechas de forma clandestina; son verdaderas obras de arte callejero. Son el contrapunto de color y expresividad a la sobriedad de la arquitectura y la moda.

Graffiti en el barrio de Mitte

Ello no significa en absoluto, que todo el mundo vista igual, precisamente es una ciudad muy abierta al mundo, y ese aire cosmopolita se plasma en la forma de vestir de la gente. Personas de distintas nacionalidades y etnias, vistiendo de forma totalmente personal, con la libertad de saber que nadie será juzgado u observado por su forma de expresarse a la hora de vestir.

Puente de los encadenados

Así que como primera impresión, puedo decir que se trata de una ciudad llena de contrastes y mil cosas por descubrir. Todavía soy una recién llegada, pero estoy deseando tener tiempo para poder descubrir más detalles de la ciudad y la sociedad: museos, cultura, carácter, idioma, espacios al aire libre, cultura, gastronomía, etc…

Atardecer desde el río

¡Hay todo un mundo esperando a ser descubierto en Berlín y estoy decidida a descubrirlo y compartirlo con vosotros!

Elena Cárdenas, diseñadora, comunicadora y escritora vocacional.

Es española de Barcelona, y actualmente vive en Berlín.

Deixe seu comentário

Lugares que podem te interessar

view_module reorder

Cachoeira do Tio França - Cambará do Sul/RS

Localizada a 3 Km da cidade de Cambará do Sul, é onde o arroio Campo Bom despenca para formar uma...

Cachoeira do Nassucar - Cambará do Sul/RS

Localização: Vale do Rio Santana, a 24 km do centro de Cambará do Sul. No Vale do Rio Santana, ao norte...

Passeando em família pelo Itaimbezinho e Fortaleza - por Valéria de Moraes

Localizados nas proximidades do município de Cambará do Sul, na divisa entre o Rio Grande do Sul e Santa Catarina...

Cachoeira dos Venâncios - Cambará do Sul/RS


Localização: A 23 Km da cidade, distante 12,5 Km da RS 020. Ver mapa O município de Cambará do Sul, conhecido...

Cânion Churriado - Parque Nacional da Serra Geral

Localização: Parque Nacional da Serra Geral, o cânion está a 23 quilômetros de Cambará do Sul, RS. Localizado a 23 Km de...

Quer saber as novidades na Usina?

Inscreva o seu email na nossa lista e receba por email

Somos contra o spam. Inscrevendo seu email na nossa lista, receberá email emails somente enquanto desejar, a Usina sempre respeitará a sua decisão, deixando sempre disponível no rodapé do email um link para cancelamento a qualquer momento, sem complicações


Parceiros na difusão cultural